domingo, 7 de octubre de 2007

La inmortalidad de Henrietta Lacks

El pasado 4 de octubre se cumplieron 56 años del fallecimiento de una mujer que realizó una contribución de valor incalculable a la investigación médica. Se llamaba Henrietta Lacks. Residía junto a su marido y sus cinco hijos en Baltimore (EE.UU.), a donde se habían trasladado desde Virginia para que su esposo encontrara trabajo. Corría el año 1951 cuando, paralelamente a una manifestación en Nueva York pidiendo una cura para la poliomielitis, Henrietta acudió al hospital Jonhs Hopkins para someterse a una exploración ginecológica debido a las importantes hemorragias que sufría. Desgraciadamente, fue diagnosticada de un tumor en el útero que acabó con su vida ocho meses después. En el hospital habían extraído una muestra de células tumorales para realizar un cultivo con ellas y ser posteriormente estudiadas. Las características de estas células resultaron asombrosas. En los cultivos de laboratorio, las células humanas normales mueren tras haberse multiplicado unas 50 veces, debido al inevitable proceso de envejecimiento. Las células extraídas de Henrietta poseían un vigor sorprendente, conservando su capacidad de multiplicación de manera ilimitada. Eran, literalmente, inmortales.

Las células HeLa (denominadas así por las iniciales del nombre y apellido de Henrietta) fueron distribuyéndose por los laboratorios de todo el mundo que se dedicaban al estudio de las enfermedades mediante el cultivo de células. De hecho, el desarrollo de la tan deseada vacuna contra la poliomielitis, fue desarrollada mediante cultivos de células HeLa. Desde entonces, se han realizado y se realizan múltiples estudios médicos gracias a las células HeLa.

Que nuestro recuerdo y nuestro agradecimiento a Henrietta continúe eternamente vivo, de la misma manera que sigue viviendo esa valiosa porción de su persona que legó a toda la humanidad.

3 comentarios:

  1. Jose...que interesante tu post, no conocía sobre este caso. De ser así, es una forma de decir que la señora a pesar de todo siguió viva para la humanidad. Con su aporte se pudo hacer la investigación sobre las celulas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. muy interesante tampoco conocia el caso, gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  3. cuanta gente de gran talento muere y vive entre nosotros...
    un post muy bueno
    saludos

    ResponderEliminar